Para AMAR de verdad es necesario PERDONAR